En las familias peruanas suele haber una persona que —el día menos pensado—, regresa a casa con grandes bolsas de compras. De hecho, se muestran muy alegres con sus nuevas adquisiciones: ropa, accesorios, zapatos, aparatos eléctricos y demás. Sin embargo, es fácil darse cuenta de que esos productos no eran indispensables.

Una frase común en estas personas es ‘lo vi, me gustó y lo compré’ o ‘estaba a precio de oferta y no me resistí’. Aplica también para viajes, servicios y alimentos. El problema viene cuando se pagan estos ´gustitos’ con ahorros, préstamos o tarjetas de crédito. En suma, se trata de personas que compran por impulso.

De acuerdo con el Banco Central de Reserva del Perú (BCR), una de cada cinco personas con deudas de consumo en el país debe más de diez veces su sueldo mensual. Por ejemplo, si ganan el sueldo mínimo (S/930), deben unos S/9 300.

Hay más datos que clarifican este problema. De acuerdo con un sondeo de Datum del 2019, cuatro de cada diez peruanos gasta más de lo que gana al mes. Eso, obviamente, genera dolores de cabeza, tanto personales como familiares. Por eso el ABC del BCP te advierte sobre las compras por impulso y te recomienda manejar responsablemente tus finanzas personales.

¡Atento!

¿Por qué compramos de más?

Según el libro “¿Por qué compramos? La ciencia del shopping, de Paco Underhil, entre el 60% y el 70% de las compras realizadas en supermercados no son planificadas. Un estudio de Ipsos Perú denominado “Gen Z: Perfil del adolescente y joven 2019”, revela que más de la mitad de los jóvenes peruanos menores de 25 años ha realizado compras por impulso.

Estos jóvenes sucumbieron a la tentación en autoservicios, tiendas y supermercados, sobre todo en zonas cercanas a las cajas de pago. Este es un lugar perfecto donde abundan productos de bajo precio y de alta rotación: golosinas y productos comestibles.

En las tiendas por departamento, el panorama es similar: los descuentos siempre están a la orden del día y las tarjetas de crédito ofrecen rebajas adicionales. Por eso, lo mejor es ir con una lista de compras establecida con anticipación y respetarla al detalle.

Para mayor información visita

PUBLIRREPORTAJE