Mi amigo Gary me llamó para preguntarme si ya voy a atender por delivery para hacerme sus pedidos.

“María, hay un aforismo tibetano que dice ‘con las piedras que me lanzan construiré mi casa’. Es una frase que perfectamente puede aplicarse en tiempos como el actual, en que la epidemia nos tiene en jaque. Hay que pensar que no se trata de un jaque mate a la reina –como en ajedrez– y que no se ha perdido la partida porque está en nuestras manos levantarnos y seguir avanzando. Alemania lo logró después de la Segunda Guerra Mundial y Europa luego de muchas plagas que dejaron millones de muertos y la economía en ruinas.

Resurgieron como el ave fénix, ese pájaro de la mitología griega que se levantaba de sus propias cenizas. Séneca, el sabio de la Roma Antigua que aconsejaba a emperadores, decía que ‘No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba’. Así es, cada problema es una oportunidad para demostrar de lo que somos capaces. Lo primero que se debe hacer no es buscar desesperadamente una mina de oro, sino enfocarse mentalmente para salir a flote y luego pensar en lo que se puede y debe hacer. Aquí te dejo unos consejitos para tus lectores.

  • Aceptar la crisis. Pero para resistir, no con una postura pasiva e indiferente.
  • Pensar en la crisis como una oportunidad. Ello permitirá acelerar el nivel de consciencia y enfocarnos en el crecimiento.
  • Reforzar su espiritualidad. Se puede lograr a través de la observación, la meditación y la oración, si se tiene alguna creencia religiosa.
  • Tener vocación de servicio. En una pandemia es clave. Si todos están bien, el individuo también lo estará. Se requiere de mucha solidaridad.
  • Ser prudente. Hay que saber distinguir la prudencia del miedo, un sentimiento que suele cegar a las personas y quitarle las fuerzas.
  • Gestionar la incertidumbre. Una potestad no solo de los líderes, sino también de cualquier ciudadano de a pie. Buscar alternativas de solución siempre.
  • Cuidar las relaciones humanas. El respeto, buen humor y perdón son fundamentales.
  • No victimizarse. Quienes lo hacen eluden su propia responsabilidad ante la crisis y siempre culpan a los demás. Esta postura es negativa.
  • Mantener la energía. La fuerza mental es una gran barrera contra las enfermedades y ayudan a enfocarnos en salir adelante”. Tiene razón mi amigo. Me voy, cuídense.