Seño María: Ahorra y Progresa
Seño María: Ahorra y Progresa

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unos tallarines rojos con carne molida, quesito parmesano rayado encima y, para tomar, una manzanilla calientita. “María, en tiempos difíciles como los actuales, en que la economía de todos se ve golpeada de una y otra forma, es cuando más se ve la importancia del ahorro.

MIRA ACÁ | La Seño María: Niños sin escuela

Tener un fondo de dinero nos puede sacar de muchísimos apuros, como la pérdida sorpresiva del trabajo, una enfermedad, un accidente. Además, si por suerte no sucede ningún imprevisto, una parte de esa plata puede ser empleada en la compra al contado de algún artefacto que se necesite en casa, o una reparación en la misma. O, ya que estamos en época navideña, se pueden comprar regalos sin afectar el presupuesto del hogar. De esa forma, no hará falta comprar al crédito, con el consiguiente pago de intereses, ni de solicitar ningún préstamo. Algunos consejos para ahorrar.

Fomenta este hábito en tus hijos desde pequeños. Motívalos a que parte de su propina, o toda, la destinen al ahorro. Para que se les haga más fácil, lo mejor es que tengan un objetivo a corto o mediano plazo. Como comprar el juguete que deseen.

Siempre se puede ahorrar. Muchos no guardan dinero señalando que lo que ganan es muy poco y apenas les alcanza para vivir. Salvo que se atraviese una emergencia, siempre es posible el ahorro. Así sea un sol al día o lo que se pueda.

Plantéate objetivos. Para qué ahorro: Para los estudios de mis hijos, para un viaje de placer, para hacer arreglos en la vivienda, para comprar un vehículo, comprar una propiedad, etcétera. Es más fácil hacer sacrificios cuando tenemos una meta específica.

Haz un presupuesto. En un plan que deben establecer los ingresos y egresos del hogar. A partir de ahí se puede destinar de manera realista el monto diario o mensual que se ahorrará. No se puede descuidar la alimentación, por ejemplo, para guardar dinero.

Controla tus gastos. Reduce tus salidas a restaurantes. Es más económico preparar uno mismo los alimentos. Si siempre compras ropa, ya no lo hagas tanto. Igual con la compra de golosinas.

Ahorra en el hogar. Apaga las luces que no utilices, desconecta los artefactos eléctricos por las noches, plancha la ropa de día, no desperdicies el agua, arregla las fugas en inodoros y tuberías”. Gary tiene razón, qué buenos consejos. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR


tags relacionadas