Los peruanos y el rico panetón. (Foto: GEC)
Los peruanos y el rico panetón. (Foto: GEC)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unas cachemas fritas con papas doraditas, arroz blanco graneado, ensalada criolla y, para tomar, una jarrita de anís calientita.

“María, se acerca el inicio de diciembre y poco a poco ya se va sintiendo el ambiente navideño. En los mercados ya se venden arbolitos, lucecitas, nacimientos y juguetes. También, por supuesto, los tradicionales panetones. Los peruanos somos considerados los consumidores de panetón más grandes del mundo, superando incluso a Italia y Brasil.

En promedio, se factura unos 500 millones de soles al año por este rico bizcocho que mucha gente come todo el año. Tenemos de diferentes marcas, sabores y su consumo está tan extendido que para la mayoría de peruanos no hay Navidad si no se disfruta de la cena navideña con panetón.

Es costumbre de muchos regalar este dulce bizcocho de origen italiano que, se cree, fue creado en Milán solo una década antes del año 1500. O sea que tiene poco más de 500 años, casi tantos como el descubrimiento de América. En numerosos hogares es costumbre disfrutarlo untado con mantequilla. Pero aunque es rico, hay que tener mucho cuidado de no consumirlo en exceso, porque está hecho a base de harina, azúcar y frutillas confitadas.

Algunos datos y consejos sobre nuestro panetón:

  • Perú es el mayor consumidor per cápita de panetones. Es decir, por cabeza. Se calcula que en promedio cada peruano come casi un kilo 100 gramos.
  • Italia es donde se consume más panetones. Esto debido a que el país europeo tiene unos 60 millones de habitantes, casi el doble de Perú. Por persona su consumo sería de menos de 800 gramos.
  • Además de Perú, el éxito del panetón también es grande en otros países de Sudamérica, como Brasil, Argentina y Uruguay, debido a los millones de emigrantes italianos desde fines del siglo XIX.
  • En Perú se asentó Pietro D’Onofrio, un emigrante del sur de Italia, quien fundó la conocida empresa de helados que lleva su nombre. Su hijo Antonio, en los años cincuenta, hizo un acuerdo con la firma Alemagna de Milán para producir y vender panetones en Perú con la marca D’Onofrio.
  • Hasta antes del inicio de la pandemia del coronavirus, la empresa que más panetones producía en el planeta era Bauducco, de Brasil. La fundó otro emigrante italiano, Carlo Bauducco, a inicios de la década de los años cincuenta del siglo pasado. Su capacidad productiva era de 300 mil toneladas al año.
  • Aunque es rico, no hay que comer demasiado panetón, pues una tajada equivale al menos a cinco panes. Y si se come con mantequilla, sería como seis panes”.

Gary tiene razón. Me voy, cuídense.