Este Búho se levantó bien temprano para trotar por el malecón, respirar aire fresco y comprar sus diarios favoritos. Tomó un contundente desayuno con juguito de naranja, café negro y pan con relleno chinchano. Así quedé listo para brindarles mis ‘picotitos’, que tanto reclaman mis lectores.

DAN VERGÜENZA: Llama la atención la tremenda cantidad de autoridades nacionales, a todo nivel, que están acusadas o presas por gravísimos actos de corrupción. Y si nos fijamos solo en los presidentes, casi ninguno se salva: Alan García terminó suicidándose acorralado por los graves señalamientos de enriquecimiento ilícito, Alberto Fujimori está encerrado en el penal de la Diroes, Alejandro Toledo permanece en una cárcel de Estados Unidos mientras continúa su proceso de extradición, Ollanta Humala estuvo con prisión preventiva y podría volver tras las rejas, mientras que Kuczynski tiene arresto domiciliario. Desde el primer gobierno de García, solo se salva el fallecido Valentín Paniagua y habría que ver cómo terminará Vizcarra. La mayor parte de nuestra clase política está podrida y por eso la gente está harta.

LE FALTA MUÑECA: Está claro que el presidente Vizcarra carece de manejo para dirigir al país. No hay que ser un genio para darse cuenta, a la vista de sus pobres resultados en reactivación económica y lucha contra la inseguridad ciudadana, dos de los más graves problemas para la mayoría de peruanos. Su discurso anticorrupción no puede ser el único en su agenda. Además, es notoria su falta de manejo en cuanto a sus ministros, pues en menos de dos años ha sumado 35 cambios en sus gabinetes. Eso quiere decir que, en promedio, pierde un ministro cada 20 días. Así ningún ministerio puede trabajar bien. Ha sido acusado de empeñarse en gobernar con sus amigos pese a los cuestionamientos judiciales contra ellos, como Edmer Trujillo en Transportes y Comunicaciones. Con tantos ‘anticuchos’, no se entiende cómo pudo elegirlo y, más áun, cómo pudo mantenerlo más de un año en el cargo.

ESTÁ QUEMADO: El premier Vicente Zeballos dijo hace unos días, tras la salida de cuatro ministros, que esos cambios eran para darle un refresco al Gobierno. Pero él mismo ya parece un chicote quemado luego de ayudar a deshacerse de tantos funcionarios, que parece necesario que se vaya yendo. Es el hombre de confianza del presidente desde que eran adolescentes en su natal Moquegua, región en la que asistieron al mismo colegio, aunque Vizcarra le llevaba un grado. Esa amistad fue decisiva para que sea elegido presidente del Consejo de Ministros y habría que preguntarse cuánto le servirá para mantenerse en el cargo.

INSEGURIDAD QUE MATA: Si le preguntamos a la gente en la calle si está de acuerdo con que se le quite el resguardo policial a los congresistas, la gran mayoría responderá que sí. Es que los peruanos de a pie viven día a día con el temor de ser asaltados y asesinados en la calle o en su propia casa por criminales peruanos y venezolanos, cada vez más sanguinarios, mientras los políticos andan felices, pues están bien resguardados por agentes y vehículos gracias a los impuestos de todos los peruanos. No parece muy justo. La población, además, pide que se le quite la seguridad a los ministros y a tantos otros, para que sientan lo que padecen todos los peruanos y así ver si hacen algo contra la delincuencia.

LOS JÓVENES DEL PERÚ: Hace unos días Trome informó de un jovencito de 17 años, Alessandro Lisarazo Ortiz, quien ingresó a la UNI en el primer puesto, y ayer salió la noticia de Katherine Román Meza, que entró a la Católica también en el primer lugar. Ambos provienen de hogares humildes, cuyos padres trabajan sin descanso para alimentarlos y darles educación. Estos chicos, y muchos otros que se ‘queman las pestañas’ estudiando hasta de madrugada, reavivan las esperanzas en el futuro de nuestro país. Hoy más que nunca se debe castigar a la cochina corrupción, para que no contamine a nuestra juventud sana y con valores.

Apago el televisor.