Pico TV, la columna más leída del país.
Pico TV, la columna más leída del país.

Este Búho tiene entre sus manos ‘Los Topos’, una puntillosa investigación que publicó en 1991 y ha sido recientemente reeditada por Planeta. El libro aborda la escandalosa y cinematográfica fuga que protagonizaron integrantes del a la cabeza, del penal Canto Grande a través de un túnel de 250 metros.

TE VA A INTERESAR: 24 AÑOS DE CHAVÍN DE HUÁNTAR: FUERZAS ARMADAS RECUERDAN EXITOSA OPERACIÓN MILITAR CON HISTORIETA

Entonces el ‘Gringo’ era director del diario Página Libre, medio que yace en el cementerio de papel y en donde este columnista laboró. Para esos años, el enorme y rubio periodista ya tenía una dilatada trayectoria y era una luminaria en el oficio, pues había publicado libros periodísticos de buena factura como ‘El caso Banchero’, ‘El año de la barbarie’, ‘La revolución imposible’, entre otros.

Cuando una redactora de policiales le dijo que podía contactarlo con el cabecilla del MRTA, a Thorndike le brillaron los ojos como niño en dulcería. Al día siguiente estaba en un auto, con los ojos vendados, rumbo al encuentro con el terrorista Víctor Polay y los principales participantes de la fuga que remeció al país. Ellos iban a reconstruir el operativo para que luego el director de Página Libre lo reproduzca en un libro.

'El juego del calamar':¿De qué tratan los juegos para niños que son parte de la competencia?
Los seis juegos de la primera temporada están inspirados en juegos infantiles ligeramente modificados.

Cuando a mitad de los ocho días los emerretistas llamaron a ‘Charo’, la esposa de Thorndike, para decirle que su marido estaba bien, que no se preocupara, ella respondió: “Cuanto antes lo devuelvan mejor para ustedes, porque les va a salir caro, se va a comer todo”. Para su estadía con los terroristas, el periodista hizo algunos requerimientos simples: lapiceros, papeles, cigarrillos y vodka.

TE VA A INTERESAR: COMANDOS CHAVÍN DE HUÁNTAR SÍ SON HÉROES

El relato de Thorndike es envolvente. Con un talento afinado por los años. Logra un libro que bien parece una novela, por los detalles que revela y el ritmo que marca. Leer sus líneas es volver a esa Lima ambulante, que crecía de manera desbordante, que aún no había fijado sus fronteras (aunque tampoco lo haya hecho hoy). En cada página uno huele y palpa ese viejo país convulsionado por las insurgencias y las guerras absurdas, una de ellas desatadas por el MRTA, encabezado por Víctor Polay.

VÍCOR POLAY Y LA AMISTAD CON ALAN GARCÍA

Paradojas de la vida, Juntos habían estudiado en París y su madre Otilia con la de Alan fueron grandes amigas en las épocas ‘duras’ de la represión antiaprista del general Odría. Sin embargo, la vida los llevó por caminos distintos. Cuando Polay era líder de la organización criminal, Alan era el presidente más joven del Perú.

Al ser capturado en Huancayo, en 1990, a Víctor Polay lo trasladaron a Lima y lo encerraron en un pabellón aislado del penal Canto Grande. Estaba solo en un ambiente donde había funcionado el venusterio, espacio para encuentros conyugales. Entonces, sus camaradas idearon un plan para rescatarlo a él y 47 compañeros más.

Compraron un terreno cercano a la prisión. Una pareja emerretista se hizo pasar por un matrimonio joven, feliz y trabajador, y así iniciaron las labores de excavación, a cargo de ‘topos’ inexpertos y ‘técnicos’ asesorados por ingenieros. Los ‘topos’ escarbaron casi un año de sol a sol. El túnel debería desembocar en el patio del penal y desde allí los emerretistas escaparían.

Para llegar a la boca del túnel, Víctor Polay debía atravesar tres controles policiales, unirse a su collera y fugar. Muy sospechosamente, el cabecilla logró pasar sin dificultad los retenes. Aunque Thorndike da detalles de aquella hazaña, mucho se especuló en aquellos años.

SE CULPÓ AL GOBIERNO DE ALAN DE DEJAR ‘UNA PAPA CALIENTE’

Se culpó al gobierno de Alan García de facilitar la fuga para así dejar al gobierno entrante, el de Alberto Fujimori, una papa caliente, pues tendría que lidiar con un terrorista prófugo de alta escala. Lo insólito es que durante toda la fuga los terroristas se dieron tiempo para fotografiarse en el mismo túnel, lo que levanta la sospecha de que recibieron ayuda de algún lado.

También se publicaron en la prensa otras fotografías donde se les ve con el puño en alto, sonriendo de oreja a oreja. Durante ocho días, Thorndike entrevistó minuciosamente a los participantes de aquel escape. Desde los ‘topos’ hasta al mismo Polay. Por eso, en el libro se revelan anécdotas como la tensa relación entre los excavadores y la primera pareja emerretista que habitó la casa desde donde se inició el túnel.

Al día siguiente del escape, García, en conferencia de prensa, fustigó diciendo que ‘hay mártires de la policía que han muerto en su lucha por capturar a los subversivos, pero hay gente que no tiene la calidad para mantenerlos presos’. Sin embargo, Armando Castrillón, exdirector de penales y el mayor de la Guardia Republicana, Antonio Cereghino, experto en develar motines, culparon directamente al ministro del Interior, Agustín Mantilla, de haber ‘ayudado’ en la fuga.

Años después, Mantilla purgaría prisión por haber recibido miles de dólares de Y para cerrar con las paradojas del destino, los túneles que escribieron una página de gloria entre los emerretistas, siete años después servirían para llevarlos a la tumba, cuando en una acción armada secuestraron a un grupo de militares, ministros y hasta al canciller de la República en la residencia del embajador del Japón. Luego de meses de cautiverio, el gobierno mandó construir túneles para sorprender a los subversivos y rescatar a los rehenes. Es decir, recibieron de su propia medicina. Esa es otra historia. Apago el televisor.

MÁS INFORMACIÓN: