El Búho es el columnista más leído del Perú y te trae todo lo que debe saber para entender mejor tu realidad.
El Búho es el columnista más leído del Perú y te trae todo lo que debe saber para entender mejor tu realidad.

Este Búho pensaba que el tema de era un tema superado, con los siniestros cabecillas en prisión, empezando por, y que solo faltaba desterrar a sus remanentes escondidos en sus madrigueras de la selva, donde sirven de brazo armado de los narcotraficantes. Pero me equivoqué.

TE VA A INTERESAR: Cuto debuta en Trome con programa y hace llorar a Melissa Klug en su primera entrevista

El flamante presidente, y su socio han nombrado un primer ministro investigado por apología al terrorismo, . El premier llegó a decir que ‘admiraba’ a la .

Indignado, preferí ver por YouTube un filme que ahora se considera de culto, pero que, en su momento, fue muy incomprendido: ‘Alias La Gringa’ (1991), dirigido por Alberto ‘Chicho’ Durand. El guion fue escrito por el recordado poeta José Watanabe y el periodista José María ‘Chema’ Salcedo.

Me percato de que se han cumplido ¡¡treinta años del estreno del filme!!, razón por la cual se justificaba que escribiera una columna. Además, presentó una de las escenas más impactantes de la historia del cine: el motín de los militantes de Sendero Luminoso en el penal de la isla El Frontón, por sus impresionantes efectos especiales.

La historia de cómo se gestó el filme se escribió cinco años antes, en 1986. Durand estaba filmando ‘Malabrigo’ y se apareció en el set un flaco desgarbado, blanco, arrugado, de pelo castaño, viejo por la mala vida. “Soy Guillermo Portugal, alias ‘La Gringa’. Tengo estos diarios sobre mi vida, fui integrante de la ‘Banda de la Metralleta’, en Surquillo, y me escapé de varias cárceles, incluido El Frontón”, reveló.

ASÍ EMPEZÓ ‘ALIAS, LA GRINGA’

La historia sedujo a Chicho y decidió comprarle los derechos de los diarios y se embarcó en la titánica tarea de conseguir financiamiento. Lo consiguió en Cuba, España e Inglaterra. En 1989, convoca a su amigo, el talentoso músico Germán Gonzales, con quien había estudiado en Inglaterra, para que sea el protagonista y encarnara a ‘Alias La Gringa’.

No obstante, el director de casting, Luis Peirano, dudaba de que pudiese encajar en el papel. Pero el parecido físico era evidente. ¿El resultado? Gonzales se metió en la piel de ‘La Gringa’ y su notable actuación le valió ganar el premio al mejor actor del festival de Bogotá, donde el filme obtuvo también el galardón a la mejor película.

El largometraje obligaba a tener una isla como El Frontón, y la hallaron en la isla de Pachacámac. Allí es donde regresa ‘La Gringa’, dejando a su guapa pareja cambista, Julia (Elsa Olivero), para ayudar a escapar a su amigo, el ‘profesor Montes’, acusado falsamente de terrorista, y quien le salvara la vida cuando el psicópata asesino ‘Loco Luna’ (indescriptible Juan Manuel Ochoa como villano) intentara asesinarlo.

LOS REALES ENTRETELONES

Pero lo que nadie supo es que para esas escenas de El Frontón se llevaron a la isla a exreclusos verdaderos del penal de Lurigancho como extras. Chicho le pidió el favor al capellán del penal, el recordado Hubert Lanssiers, de que les dé nombres de los ‘más tranquilos’, pero igual en la ‘isla’, pese a que estaba prohibido el consumo de alcohol y drogas -los pescadores los ‘contrabandeaban’-, se formaron bandos y hubo rencillas y broncas.

Hasta los guardias republicanos fueron verdaderos y la ‘Gringa’ Portugal, ‘el firme’, consiguió a algunos policías que les ‘alquilaron’ las armas para la producción. El filme rinde culto a la amistad y al amor, pero nos muestra lo demenciales que podían ser los militantes de Sendero Luminoso, que protagonizaron un sangriento motín -hecho real en 1986- que fue develado por la Marina.

En medio de bombazos, ‘La Gringa’, increíblemente, logra fugarse. Germán Gonzales nunca pudo dejar de ser ese marcado personaje, así como Elsa Olivero jamás dejó de ser ‘Julia’, su devota novia cambista de Ocoña, con la que protagoniza candentes escenas.

Hoy Germán es un querido profesor del prestigioso instituto y está tranquilo. El maestro ya no anda a salto de mata como ‘La Gringa’. Y Sendero Luminoso, con este nuevo gobierno de Pedro Castillo-Vladimir Cerrón, sueña con amnistías para sus sangrientos cabecillas.

Apago el televisor.

TE VA A INTERESAR