Del saque somos carnecita... Ver a un peruano levantar dos trofeos en el extranjero, en menos de un año, es para resaltar y elogiar. El ‘León’ Zambrano lo ha conseguido nada menos que en Boca Juniors, un club grande del mundo. Los que han jugado en Argentina saben lo complicado que es ganarse el puesto en uno de esos equipos. Los mismos compañeros te la ponen difícil y si fallas, la prensa te destruye en ‘one’. El central peruano se acomodó a la exigencia, pese a que creo que aún puede dar más y llegar a su nivel. Solo le faltó disputar la final de la Libertadores. Y no va cher...

Todo se sabe. Así que un entrenador que ha llegado a un equipo que jugará en Segunda, tiene fama de no respaldar a sus pupilos cuando se trata de hablar con los directivos. En el club donde estuvo el año pasado, se hizo a un lado a la hora de arreglar los premios, pero cuando vio que los jugadores recibían buenos incentivos, quiso apuntarse y en el plantel lo miraron feo y lo mandaron a la mela. Qué feo...

Ya me contaron que en La Vicky nadie extraña al ‘Viejo verde’. Los muchachos no se olvidan que todo el año tiró para los que ponían el billete, hizo la vida imposible al técnico y hasta maleteó a sus colegas. Cuando se enteraron que ya no seguiría en el equipo, casi hacen tono para festejar. Todo lo contrario ocurrió con el ‘Solcito’, que sí está en el ‘bobo’ de sus compañeros. Asuuuuu...

Hay un run run que un club grande se ha tomado en serio el negocio de vender jugadores. Ha firmado un convenio con un cuadro de Segunda y ahí colocará a todos sus juveniles para que tengan actividad, porque este año tampoco habrá campeonato de reserva ni menores. De momento ya aseguraron a un técnico con ‘muñeca’ que fue campeón en esos torneos juveniles. Curuju... Me voy, soy fuga.