Argentina y Perú medirán fuerzas este martes 17 de noviembre en el Estadio Nacional. | Crédito: Juan Mabromata / AFP.
Argentina y Perú medirán fuerzas este martes 17 de noviembre en el Estadio Nacional. | Crédito: Juan Mabromata / AFP.

Del saque somos carnecita... Hoy, en el Estadio Nacional, no podemos perder ni en el sorteo para escoger la cancha. Si los ‘pulpines’, universitarios, estudiantes y chamacos guerrearon en las calles y se tumbaron un gobierno, no queda otra que dejar la piel ante Argentina. Lo ideal es llevarnos la victoria. Porque tenemos solo un punto, por motivación, por lo que viene. No me interesa si está Messi o un extraterrestre al frente. Toca sumar como sea. Y entiéndanlo como quieran. Toca ser pillo y sacar provecho al mínimo detalle. No le demos vida al VAR. Tampoco a los árbitros. Y menos al rival. Sí, señores...

Es casi seguro que arranque Gianluca Lapadula, a menos que Ricardo Gareca siga dando la contra al clamor del pueblo, analistas y entendidos. La especialidad del ‘Tigre’ es perder medios tiempos desde la Eliminatoria pasada. Así que nada nos sorprenda. Si el ‘Bambino’ es confirmado, le pinto la cruda. Te van a respirar la nuca Lucas Martínez Quarta (Fiorentina) y Nicolás Otamendi (Benfica). El primero es veloz y de excelente juego aéreo. Al segundo lo echaron del City y no pasa por buen nivel en la liga de Portugal. Su fuerte es la anticipación, la taba y cabecear la nuca. Muévete, que es lo tuyo, y métete entre los dos. Distráelos para explotar las bandas. Rexuxa...

Yo creo que hay un punto débil en la zaga albiceleste. Son los centros pasados. Allí Gonzalo Montiel (1,76 m) y Nicolás Tagliafico (1,72) no son muy altos y sufren así salten. El marcador derecho tiene tres pulmones y el izquierdo es picante en ataque. La clave es taponearlos porque son dinámicos y se desprenden a menudo. Eso le gusta a la ‘Pulga’, quien explota a cada rato a Jordi Alba en el Barcelona. Ojito, ojito y cuidado con regalarnos. Así es...

La volante gaucha es de buen pie. Lo Celso, Paredes, De Paul y González. El último es una bestia arriba. Hay que mandar al más grandazo a marcarlo e incomodarlo en la pelota parada. Los otros son de muy buen pie. Son mixtos, mixtos. Nada que ver con los que se arman con palitos en ‘Nariguete’ en el Callao o Mendocita en La Victoria. Estos desdoblan y pisan área. Rompen líneas tocando y no desequilibrando. La lucha infernal será en el mediocampo. Curuju...

No nos comamos el tango y esa gran mentira que Messi por su edad (33) es más asistidor que explosivo. Ese enano es forajido, faite. Hay que hostigarlo y hablarle porque es calentón. Es más peligroso cuando viene en diagonal que cuando te lleva para tu pierna. Es que se perfila para su zurda y es casi gol. Ni un ‘cachito’ con los tiros libres cerca del arco porque te vacuna así pongas a diez en la barrera. Mi preocupación es Lautaro Martínez, quien pensaba que era inflador de globo, pero la firme es un buen delantero. Es valiente, guapo y parador. Remata como venga y pierde y hace goles porque el balón lo sigue y también se la rebusca. El ‘Toro’ es potencia y solo queda pecharlo y plancharlo. Ayayayay...

Un mensaje para los muchachos. Los políticos que arreglen sus problemas. Ustedes hagan feliz al Perú, que se los va a agradecer. El Congreso, el presidente, el coronavirus, la delincuencia y la economía nos tienen estresados. Toca celebrar y abrazarnos. Suerte a todos y que Dios los bendiga. Si juegan Ruidíaz y Advíncula, quienes son duda, recuerden que por algo están tanto tiempo en el extranjero. La tarea pendiente es la selección y les sobra calidad para que me tapen la boca. Yo no encaballo a nadie, solo recuperen la memoria. Sí se puede, carajo. Y no va a ser...

Me voy, soy fuga.

TE PUEDE INTERESAR: