Raúl Ruidiaz estuvo en la primera convocatoria de Gareca en marzo del 2015. (Foto: El Comercio)
Raúl Ruidiaz estuvo en la primera convocatoria de Gareca en marzo del 2015. (Foto: El Comercio)

Del saque somos carnecita... Hoy no habrá ‘Combate de Angamos’. Hoy empieza la guerra de las Eliminatorias sudamericanas. La más brava del planeta fútbol. Las de Europa, África, Asia y Oceanía son pan con camote y relleno. Allí encuentras a Islas Feroes, San Marino y selecciones que hay que verlas con lupa en los mapas. Los jugadores trabajan en los bancos y ministerios. En el campeonato de padres de familia de Adecore hay equipos más competitivos. Por eso España, Alemania, Holanda, Portugal y las más rankeadas nunca faltan al Mundial. Ya son piñas si tocan tres tops en un mismo grupo. Sí, señores...

Por siaca, no alucinemos un partido bonito y menos en el debut. Perú no es visitante ante Paraguay. Tampoco es local. Simplemente perderá el que juega peor o cometa un error grotesco. No se oirán cánticos, mentadas de madre ni silbadas de himno. Lo más fuerte que escucharás es el pitazo del árbitro. El ‘Defensores del Chaco’ solo estará rodeado de mascarillas, alcohol, gel, protectores faciales y termómetros. ¿Presión? Solo la arterial. Rexuxa...

Creo que llevamos una ligera ventaja en el tema del trabajo de campo porque contamos con la base de Rusia 2018. Ellos han hecho un cambio generacional y los automatismos no lo van a dominar con algunos amistosos y entrenamientos. No nos esperanzemos a un error o pelota parada. Ni que nos adelanten para recién despertar. Si logramos mantener el arco en cero media hora, se le bajarán los caballos porque las pilas poquito a poquito se van bajando. Así es...

Yo tengo claro que los apellidos ya no ganan partidos y menos si no tienes un Messi, Neymar o Luisito Suárez. Es el colectivo lo que prevalece en la actualidad y la mejor muestra es el Bayern que es una máquina presionando y atacando. Hay equipo para pararnos de tú a tú con los guaraníes. No me vengan con idioteces. No pueden correr más que nosotros. Ni superarnos en actitud. Todos tenemos raza, garra y huevos. La cabecita será fundamental. El orden importante. El contragolpe letal. Si nos colgamos de nuestro arco, solo dependemos de la suerte. Ayayayay...

Que Gallese escupa sus guantes, que Advíncula alucine que lo corretean los ‘Urracos’, que Zambrano y Abram estornuden en la nuca de los delanteros, que Trauco ‘oficialice’ su romance con el buen fútbol, que Aquino y Tapia prendan la lustradora y Yotún dé sus mejores pases largos y pasitos de timba, que Cueva los emborrache de gambetas, que Ruidíaz ‘reviente’ redes y no otra cosa, que Carrillo aplique su veneno. Si juega ‘Foquita’, que la meta de cabecita. Por último, que Gareca ‘nutra’ de información a sus pupilos. Vamos Perú, carajo. Me conformo con 1-0 y con un gol con la mano. Rexuxa... Me voy, soy fuga.

TE PUEDE INTERESAR: