Sales de casa, das unos pasos y empiezas a sentir mucho calor; subes al bus, que está repleto o con las ventanas cerradas, y empiezas a sudar. Ambas sensaciones son incómodas y muy comunes en verano. Sentirnos sudosos y acalorados nos pone de mal humor y nos hace ver poco presentables. Esto, ¿se puede evitar? ¿Es posible mantenernos frescos en estos días de sol inclemente? Sí, existen algunos trucos que ayudan a mantener la temperatura baja y a sentirnos más frescos.

Comida refrescante

Olvídate de la comida condimentada o picante, esto genera la sensación de calor de inmediato, lo mismo si consumes alimentos con alto nivel de azúcar. Mejor es comer ensaladas frescas y proteínas con bajos niveles de grasa como el pescado y la carne de pavo.

Mantén tu cuerpo hidratado

El agua es vital para mantenerte fresco en días de sol. Si vas a salir de casa, lleva contigo un tomatodo con agua helada, tomar un poco de ella te ayudará a enfriarte.

Sombrilla

Puede resultar incómodo cargarla cuando no la usas, pero la comodidad que te da cuando caminas bajo el sol vale la pena. Hay modelos que caben en la cartera.

Agua fría

Un buen baño de agua fría antes de salir de casa ayuda a empezar la jornada con una sensación de frescura y comodidad. Si luego tomas agua fresca, mejor.

Ropa de algodón

Deja los jeans o prendas de tela sintética, el algodón es el aliado perfecto para mantener la sensación de frescura, porque no quema y es más ventilado. La ropa suelta como faldas o vestidos son buenas opciones.

Sabías que...

Las altas temperaturas se concentran en las veredas de las calles, por eso que los zapatos de planta baja y delgada provocan mayor sensación de calor. Lo mejor es usar sandalias con plantas gruesas o zapatillas con telas que ofrezcan ventilación para evitar sentir calor en los pies.