Hace algunos años se empezó a hablar de la rusa, un tipo de manicura mucho más precisa que la tradicional y que busca mantener las uñas bonitas mucho más tiempo.

La técnica fue usada por primera vez en Rusia y puede llegar a ser mejor que la convencional. ¡Todo depende de tus gustos!

¿En qué se caracteriza?

La manicura rusa se utiliza para limpiar totalmente el contorno de la uña, remover todo resto de cutícula y con un final amoldable a cualquier tipo de esmalte. El portal “EnFemenino” nos brinda algunos consejos para realizar este tipo de manicura que va perfecto para quienes sienten que las uñas se le estropea cada semana.

¿Cómo se realiza la manicura rusa?

Primero se inicia esculpiendo las manos, no se usa alicates, por lo que la cutícula se lima, no se corta. Así se garantiza que tardará en crecer.

Al usar el torno eléctrico, el proceso es rápido pero se necesita de una artista de las uñas para su preparación. ¡Si no eres muy buena con el pulso, no lo intentes!

Luego de curar y retirar la cutícula, se procede a la limpieza de la piel con un cepillo. Ahora se pule la uña con la lima, luego viene el uso de esmalte (sea permanente, en gel o acrílico) y listo.

Recuerda mantener tus manos hidratadas con crema, aceite en las manos y uñas. Esto te ayudará a que no aparezcan los padrastros y la cutícula demore más en crecer.