Las personas todavía creen que el agresor sexual es aquel de personalidad extraña o el vecino al que todos califican de ‘viejo verde’, sin embargo esto no es tanto así. A la luz de las últimas denuncias por violencia sexual, el psicoterapeuta Hans Gutiérrez señala que no existe un perfil definido del potencial y se encuentra en todos los estratos sociales.

TIPOS

Violador sádico. Utiliza la violación a modo de castigo contra alguien a quien considera que le ha producido algún tipo de perjuicio (real o imaginario).

Violador con ego distorsionado. Considera que su actuación hará disfrutar a la víctima, llegando a establecer que mantiene una relación de placer. Es el típico sujeto que dice ‘la mujer dice no, pero es sí’. Encuentra el permiso social para validar esta idea.

Violador circunstancial. Se vale de una situación o acontecimiento (fiestas o eventos) con el fin de forzar a alguien a su voluntad. Si se da la oportunidad, actúa sin pensarlo dos veces.

Violador explosivo. Busca escenas en las que confluyen el miedo, la angustia y sentimientos agresivos encubiertos. Cualquiera puede ser su víctima.

No te pierdas