La puntualidad es uno de los valores que debes cultivar desde ahora en tus . Si creías que 10 minutos más de la hora señalada no era grave, ahora que eres padre o madre debes reconsiderar tu hábito, a menos que quieras que tus niños imiten esa costumbre y anden por la vida con prisa.

La psicoterapeuta Verónica Wagner enfatiza que los chicos pueden no entender el funcionamiento de un reloj, pero son los progenitores quienes, a diario, les hacen comprender la importancia de llegar a tiempo y cumplir con la palabra empeñada. “Por eso, al principio, los padres los alistan para que lleguen temprano al colegio o a un evento. El propósito de esa labor o insistencia es que apenas ellos ganen independencia, logren solos el objetivo de estar a tiempo en algún lugar”.

A LA HORA
* A través de un lenguaje simple, habla con tus niños sobre lo malo de la impuntualidad. Por ejemplo, si llegan tarde al cine, no verán parte de su película.

* Crea hábitos. Por la mañana, los menores deben levantarse a la hora que suene la alarma, luego lavarse, vestirse, desayunar e ir al colegio. La rutina se fija en la memoria.

* Habla con ellos sobre las ventajas de la puntualidad. Serán tratados con mayor consideración y respeto.

+DATOS

* Ordenarnos en el manejo del tiempo nos convierte en personas dignas de confianza.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

No te pierdas