Ya no son más el género débil. Las ocupan un lugar importante en la sociedad actual y se han abierto camino en diversos ámbitos.

No es raro verlas operando tractores o frente a algún cargo gerencial, y todo esto sin dejar de preocuparse por el bienestar familiar, por lo que denominarlas ‘frágiles’ no se ajusta con la realidad.

Para la psicóloga Emma Osorio, las mujeres siempre han poseído potenciales, solo que antes se desenvolvían en una conyuntura diferente, donde las oportunidades no estaban dadas.

Tuvieron que ganar terreno para demostrar sus capacidades. Sin embargo, pese a ese empoderamiento, no todo es color de rosa. Se les presentan otros retos.

“Tienen que establecer la democracia en casa. Es decir, mantener la justicia e igualdad dentro de la dinámica familiar que les permita a ella, pareja e hijos una convivencia armónica”.

La mujer de hoy, explica Osorio, no puede compararse con el varón porque toda semejanza implica demostrar que un género es mejor que el otro y eso no es saludable. Por el contrario, debe promover un trato igualitario en casa, que se imprima en la mentalidad de sus hijos y ellos, a su vez, trasladen a la sociedad.

tags relacionadas

No te pierdas