El es considerado el tipo de cáncer que más afecta a las mujeres a nivel global, y en el Perú es el segundo más frecuente después del cáncer de cuello uterino. Por ello, es importante que se conozca toda la información disponible de esta enfermedad ya que a pesar de su frecuencia, no hay forma de prevenirla.

Se suele pensar que la herencia familiar es determinante para sufrir de cáncer, pero solamente entre el 5% al 7% de los casos tiene una carga hereditaria, por lo que la gran mayoría de los casos son de origen esporádico.

"Sin embargo, mientras más temprana es la enfermedad al momento de la detección, las y la sobrevida son mejores, por lo que es de gran importancia la detección precoz para optimizar las opciones de cura”, explicó la doctora Silvia Falcón, directora de la Unidad Interdisciplinaria de Cáncer de Mama de Aliada.

Todas las mujeres a partir de los 40 años deben realizarse una mamografía anual (sin tener ningún síntoma o signo de cáncer). Por otro lado, es muy importante tener en cuenta aquellos factores que podrían estar relacionados al cáncer de mama. Y es que, aunque estos no aseguran su aparición, sí podrían incrementar las chances de que ocurra:

• Consumo de bebidas alcohólicas: El tomar de dos a cinco bebidas al día eleva el riesgo en alrededor de 1 ½ veces frente a los que no toman alcohol. 

• Sobrepeso u obesidad: Después de la menopausia la mayor parte del estrógeno proviene del tejido adiposo y si hay un exceso de ambos puede aumentar la probabilidad de padecer cáncer de seno. Asimismo, el sobrepeso puede ocasionar niveles de insulina más elevados, lo que también puede asociarse al cáncer de seno.

• Vida sedentaria: Para reducir el riesgo, es recomendable hacer como mínimo 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de intensidad vigorosa por semana (o una combinación de ambas).

• Terapia hormonal después de la menopausia: La decisión de usar la terapia hormonal debe tomarla la mujer y su médico después de analizar los posibles riesgos (enfermedad cardiaca, cáncer de seno y osteoporosis entre ellos) y beneficios.

• No dar de lactar: La lactancia podría disminuir ligeramente el riesgo de cáncer de seno, especialmente si se prolonga por 18 a 24 meses. Esto se debería a que la lactancia reduce el número total de ciclos menstruales (lo mismo que comenzar los periodos menstruales a una edad mayor o experimentar la menopausia temprano).

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

No te pierdas