Si cuando le preguntas a tu cómo le fue en el colegio y su respuesta siempre es un simple ‘bien’, es el momento de variar las interrogantes para hacer que la comunicación sea fluida y espontánea.

¿Qué clase te ha gustado más hoy?, ¿hay alguien del aula a quien te gustaría conocer mejor?, si tuvieses que elegir a un profesor, ¿quién sería?, ¿cuál es tu lugar favorito en el colegio?, ¿quién es el niño más feliz de tu grupo?, son otras preguntas que podrías hacerle al llegar a casa o al compartir el almuerzo.

Para la psicóloga Liliana Tuñoque es importante que los padres inculquen en casa el hábito de la comunicación, ya que así podrán saber todo lo bueno y malo que le ocurre a su pequeño cuando no están a su lado. A través del diálogo, también enriquece su vocabulario y eso mejora sus habilidades sociales.

“El menor al ser consultado de forma constante y sin presión comprende, además, lo valioso que es él para la vida de sus progenitores y eso lo hace sentir protegido y respaldado”, enfatiza.

No te pierdas