Ella es una niña de 16 años sumamente inteligente como risueña, su habilidad con los números es tan superior que el pasado 15 de abril ganó la medalla de oro en la Olimpiada Femenina de Matemáticas realizada en Italia. Se trata de Mónica Martínez Sánchez, quien superó a 51 competidoras, representantes de diferentes países, como Estados Unidos, Canadá, Brasil, Colombia, Paraguay, Ecuador y Bolivia, así como otras naciones europeas.
Es la mayor de los hijos y vive en el asentamiento humano Bocanegra del Callao.
¿Desde cuándo te preparaste para esta competencia?
Desde segundo de secundaria, estoy en el salón de olimpiadas. Acudía de lunes a sábado de ocho de la mañana a cinco de la tarde.
¿Y los fines de semana qué haces?
Juego con mis perros, los baño y los saco a pasear.
¿Y no te cansas de estudiar matemáticas?
No, también estudio inglés y me desestresa.
¿Qué operaciones te gustan más?
Las combinatorias de aritmética porque tengo que usar mucha lógica.
¿Siempre te gustaron los números?
Desde primero de primaria y mi mamá me estimulaba con juegos didácticos.
¿Te consideras ‘chancona’ por haber ganado?
No, para nada, todos somos iguales, mis compañeros también han ganado medallas.
¿Y cómo te sientes por el triunfo?
Muy feliz, porque es la primera participación de Perú en este concurso y el resultado permitirá dar más confianza a las chicas que vengan después.
¿Y en el 2019 también vas a participar?
Sí, todavía puedo. Quiero traer otra vez la medalla de oro y, a mi regreso, postular a una universidad del extranjero.
¿Qué quieres estudiar?
Matemática pura y Ciencias de la computación.
¿Qué es lo que más te gustó de tu visita a Italia?
La belleza de Florencia y el Ponte Vecchio (Puente Viejo), conocido porque las parejas dejan sus candados.
¿Y tú dejaste el tuyo?
No sabía de esa tradición hasta que vi un montón de candados, pero me llamó la atención la cantidad de candados entrelazados.

PADRES ORGULLOSOS

Nelly Sánchez Huamaní (39) y Miguel Ángel Martínez Britto (41)
¿Cómo se dieron cuenta del potencial de Mónica?
Miguel: Desde pequeña era creativa y diferente a los otros niños. En el jardín ya sabía los colores y los números.
Nelly: Cuando yo estudiaba enfermería, preparaba mis exposiciones y mi hijita de tres años repetía lo que yo decía.
¿Y cómo es Mónica en casa?
Miguel: Una niña normal, juega con sus perros, se divierte, escucha música y ayuda en los quehaceres de la casa.
Nelly: Le damos libertad, pero a ella le gusta pasar sus veranos estudiando, a veces la tenemos que convencer para salir de paseo en familia.
¿Y cómo se sienten del logro de Mónica?
Miguel: Muy emocionado y orgulloso.
Nelly: Sabíamos que iba a destacar y ganar.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

tags relacionadas

No te pierdas