Una de las cosas que más disfrutan los perros y les hace menear la cola es ser acariciados. El instructor canino Jesús Alejos indica que el momento más oportuno para darle cariño es cuando ha tenido (no le ladró a la visita, se dejó poner la correa o tuvo un buen paseo a tu lado). Lo tomará como recompensa y sin querer, reforzarás su buen comportamiento.

Siendo así, adorará que le frotes:

* Detrás de las orejitas.
Recuerda que él no siempre llega con su pata a esta zona, así que le resultará placentero que lo hagas con los dedos.

* La panza. Si se tiende patas arriba es porque considera que eres su dueño o alfa. Te pide caricias en el vientre para estrechar lazos contigo.

* La mandíbula. Se acercará con la cabeza levantada siempre que desee masajes ahí. Da la iniciativa con este acto de sumisión.

EVITA:

* Abrazarlo. El lenguaje corporal de los humanos no es el mismo que el canino. Se agobiará al verse enjaulado entre tus brazos.

* Tocarle la cabeza. Lo tomará como .

* Darle palmaditas. Los golpecitos son molestos para él y lo podrían exaltar.

Sabías que:

* Siempre que quieras mimarlo, agáchate o ponte en cuclillas para invitar al perro a que se acerque.

* Detén las caricias si tu perro gruñe o pone el cuerpo rígido. Los animales también tienen zonas del cuerpo con mayor sensibilidad.

tags relacionadas

No te pierdas