Son unas de las partes más sensibles del perro y a la vez, olvidadas. Nos referimos a sus orejas, que también necesitan ser aseadas de forma periódica, a fin de evitarle una inflamación o infección (otitis).

Los que más acumulan suciedad en esa zona son los con orejas caídas y aquellos que suelen correr en el pasto.

En cinco pasos, Luz Marina Vidal, de la Clínica Veterinaria ‘Surco’, te dice cómo realizar esta limpieza. Acostumbra a tu animalito desde cachorro a esta rutina y repítela cada 15 días.

PASO 1. Si ves arañazo o herida en la zona, llama al veterinario. Si solo notas suciedad, empieza a limpiar.

PASO 2. Usa gasa esterilizada (no algodón porque sus fibras pueden quedar dentro del oído), enróllala en tu dedo y remójala con .

PASO 3. Remueve la suciedad haciendo movimientos circulares de adentro para afuera y cambia la gasa cada vez que sea necesario. Pon atención a las grietas de las orejas donde se acumula suciedad y no llegues hasta el fondo del canal auditivo.

PASO 4. Deja que tu perro sacuda la cabeza después de la limpieza. Así elimina cualquier exceso de agua en el área.

PASO 5. Una vez terminado el proceso, premia a tu mascota con .

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

tags relacionadas

No te pierdas