Cortarle las uñas a un perro va más allá de un tema estético, ya que el objetivo no es que luzcan bonitas, sino evitar que estas crezcan en sentido curvo (como garra) y se enrosquen en la piel del animalito, formando un anillo. En ese estado, podría sufrir dolor, alteración en su forma de caminar e infección.

La doctora Luz Marina Vidal, de la Clínica Veterinaria Surco, precisa que el corte se realiza cuando las uñas son visibles y sobrepasan las almohadillas. “Si el perro, además, emite un sonido en el piso al caminar, es momento de atender sus patas”.

Lo mejor es acudir a un especialista para que realice el corte y oriente al dueño sobre cómo repetir el procedimiento cada cuatro semanas.

“Existen uñas de perro de color blanco que tienen en su interior el hiponiquio, una línea rosada que contiene vaso sanguíneo y nervio. Es ahí donde jamás se debe cortar, porque el animalito podría sangrar.

También hay canes que tienen las garras negras. En esos casos, es difícil visualizar el hiponiquio, razón por la cual es óptimo recibir siempre asesoría”.

ESPOLÓN

Un espolón es la uña situada al costado de una pata trasera. No cumple ninguna función, pero igual se le debe cortar de forma periódica, ya que es la que suele crecer de más, incrustándose en la piel.

Sabías que:
* , siéntate con él por unos minutos cada día y frota sus almohadillas. Más adelante no reaccionará mal cuando corten sus uñas.

*Luego de cada corte, recompensa a tu mascota dándole una galleta. Recuerda que para el animalito, esta es una situación estresante.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

tags relacionadas

No te pierdas