Nunca se es demasiado joven para comenzar a invertir.
Nunca se es demasiado joven para comenzar a invertir.

Si a fin de mes encuentras que has pagado todas tus deudas inmediatas y te ha quedado un dinero extra en el bolsillo, es posible que tengas el siguiente dilema: por un lado, puedes darte un gusto bien merecido; por otro, puedes sumarlo a los ahorros de tu siguiente gran meta, ¿Cuál es la decisión correcta?

En el marco de las próximas; y para que más peruanos sigan apostando por sus sueños, los expertos de la lotería Torito de Oro nos brindan cuatro consejos para un buen uso de esos ingresos adicionales:

1. Paga tus deudas de largo plazo

Ya sea porque el sueño de la casa o el auto propio te hicieron pedir un préstamo al banco que se extiende por décadas, o porque tu línea de crédito está copada por un producto que sacaste en muchas cuotas; es posible que ya estés comprometido con desembolsar importantes cantidades de dinero de manera mensual. Evita la incertidumbre apostando por tu tranquilidad y adelanta tus pagos. Recuerda que, si logras reducir el tiempo de tu deuda, los intereses que pagarás serán menores y más pronto podrás gozar de lo que es tuyo.

2. Crea un fondo de emergencias

El COVID-19 nos enseñó que la vida puede dar giros de 180° de la noche a la mañana y que, para enfrentar eventualidades como la pérdida repentina del trabajo, problemas de salud, accidentes, entre otros; siempre es conveniente tener un fondo adicional. Puedes empezar a ahorrar con un objetivo claro, por ejemplo, mil soles, que serán destinados exclusivamente para cubrir cualquier emergencia que pueda surgir. Después de alcanzar esa meta, suma tus excedentes poco a poco hasta acumular los gastos fijos de entre tres y seis meses.

3. Haz que tu dinero crezca mientras duermes

Nunca se es demasiado joven para comenzar a invertir. Para hacerlo, es importante entender las distintas alternativas de inversión disponibles, como acciones, bonos o fondos mutuos; así como cuál será tu tolerancia al riesgo y el periodo. Mientras antes empieces, más tiempo tendrá tu dinero para crecer y convertirse en un fondo sustancial.

4. Date un gusto

Ser responsable con tu dinero implica que, en ocasiones, haya que decirle que ‘no’ a cosas o momentos que te hubiese gustado tener o experimentar. Aprovecha tus excedentes para potenciar la parte de tu presupuesto dedicada a divertirte y soñar. Ya sea que lo uses para viajar, comer algo delicioso o probar tu suerte con un billete de lotería; lo cierto es que, si has sido disciplinado a lo largo del tiempo, no tienes que sentir culpa, ya que dándote un gusto.

tags relacionadas