Al no practicar ejercicio físico se tienen menos necesidades energéticas, por lo que una dieta hipercalórica puede provocar engorde y también derivar en debilidad muscular y problemas circulatorios (varices, celulitis e) por permanecer demsiado tiempo en la misma postura.

Se debe seguir una dieta variada, comer de todo, pero evitando al máximo las grasas animales que tienen un alto índice de colesterol. Controle la cantidad de azúcar y pasta y tome los lácteos descremados.

Consuma crudas en abundancia ya que contienen fibra.

También cereales integrales y menestras (ricos en vitamina B), estas últimas en menor cantidad.

Los huevos y la lechuga (que contienen mucha vitamina E) son muy recomendables.

EL TRUCO
Evite estar largas horas con las piernas cruzadas. Es aconsejable realizar estiramientos cada cierto tiempo y no permanecer mucho rato sentada: levántese para beber agua a menudo. Tener el teléfono o el control remoto lejos la obligarán a levantarse y caminar más. Y cuando pueda, realice alguna rutina de ejercicios. No se descuide.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

No te pierdas