Los hábitos que decidas adoptar antes y después de tu entrenamiento impactan en el resultado de tu , pues de ellos dependerá el riesgo a sufrir alguna lesión o a sentir más o menos dolor después del entrenamiento.

Muchas veces vamos directo a realizar nuestra pre y post entreno podrían ser claves para mostrarnos grandes y mejores resultados.

Eduardo Roe, coach del team Lab Nutrition, da a conocer 7 hábitos importantes que debes adoptar antes y después de entrenar.

ANTES DE ENTRENAR

1. CALENTAMIENTO PREVIO

Sea cual sea el objetivo que te hayas planteado, antes de cualquier sesión de ejercicio, debe haber un calentamiento previo. Cuando calientas los músculos, tendones y ligamentos mediante el estiramiento, disminuyes la posibilidad de lesionarte y causar por efecto del ejercicio que estás realizando. Tómate como mínimo 5 minutos para estirar no solo tus piernas sino cada uno de los músculos de tu cuerpo.

2. CONSUME CARBOHIDRATOS
Los alimentos que ingieres antes del entrenamiento deben contener para tener energía y proteínas para fortalecer los músculos y protegerlos; además de minerales, vitaminas y grasas saludables para el correcto funcionamiento del cuerpo.
Si eres de los que entrena por las mañanas, un desayuno perfecto puede ser un plato de avena con mantequilla de maní y frutos secos para elevar el nivel de energía en el cuerpo.

3. HIDRATA TU CUERPO
El cuerpo se compone de agua en un 70% y si tus niveles de hidratación bajan, se presentan desniveles de presión; la glucosa y la energía bajan y afecta tu ritmo cardiaco y rendimiento. Para evitar la deshidratación, consume al menos 500 ml de líquido dos horas antes de una rutina de ejercicios rigurosa.

4. USA LA ROPA ADECUADA
Escoger la ropa ideal es clave para tus entrenamientos. Si lo que quieres es mantenerte fresca durante el ejercicio, hoy en día existen diferentes tipos de indumentarias con diseños y propiedades específicas. Esto te motivará y dará ánimos para comenzar tu entrenamiento con más ganas.

DESPUÉS DE ENTRENAR

1. ESTIRA TUS MÚSCULOS

Empieza por estirar los músculos que has entrenado primero y sigue con los demás. Realiza para permitir al músculo liberar la tensión poco a poco. Lo recomendable es que luego de realizar ejercicio intenso te mantengas en movimiento por unos 10 o 15 minutos más debido a que tu sangre sigue fluyendo. Esto te garantiza una mejor recuperación física.

2. REHIDRÁTATE Y RECUPERA ENERGÍA
La hidratación de tu cuerpo va a lubricar nuevamente todas las articulaciones trabajadas y te ayudará a mantener la temperatura corporal. Además, es recomendable consumir algún tipo de proteínas y carbohidratos complejos dentro de los primeros 15 minutos de haber entrenado. Lo necesitarás para reparar todos aquellos músculos que trabajaste durante tu rutina.

3. SAUNA DESPUÉS DEL GIMNASIO
El uso del sauna en personas que realizan actividad física o algún deporte mejora su rendimiento debido al aumento del flujo sanguíneo, lo que contribuye en la recuperación del músculo dañado. Otros beneficios del sauna son: ayuda a liberar el estrés, favorece el descanso, mejora las funciones respiratorias y cardiovasculares, y ayuda a perder peso a causa del calor que se produce en el ambiente, haciendo que el metabolismo se acelere.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

No te pierdas