La diversión es un derecho para todos los niños, pero también es deber primordial de los adultos velar por el bienestar y cuidado de sus pequeños. En esta navidad recordemos tener el cuidado necesario con que podrían afectar su integridad visual.

La doctora Verónica Talavera, directora de la Clínica de Ojos Opeluce explica que alrededor del 35% de las lesiones relacionadas con juguetes se enfocan en los niños menores de 5 años.

Las lesiones oculares más comunes causadas por accidentes con juguetes pueden variar desde abrasiones corneales (rasguño en una de las estructuras de la parte anterior del ojo), así como laceraciones en los párpados, hemorragias, desprendimiento de retina, entre otras, y pueden ocasionar daños a la visión, ceguera permanente, o la pérdida de un ojo.

MÁS ATENCIÓN CON ESTOS JUGUETES


1. Algunos juguetes que tienen un riesgo potencial de provocar lesiones en los ojos, especialmente si se usa por niños pequeños sin supervisión de un adulto son las pistolas con balines, arcos y flechas u otros juguetes que lanzan proyectiles, podrían ser un peligro inminente, ya que pueden impactar los ojos de los niños, causando desde contusiones leves, daño en el globo ocular, hasta desprendimiento de retina.

2. Algunos lentes de sol de juguete sin protección UV se venden como si fueran un juguete, pero si no cuentan con filtro UV, estos lentes permiten que ingrese aún más radiación en comparación a exponerse sin anteojos. Esto pasa porque al oscurecer, obligan al ojo a dilatar la pupila y con ello ingresa más radiación ultravioleta.

3. Los fuegos artificiales pueden causar serias lesiones oculares y graves quemaduras que pueden sufrir sus hijos o las personas que se encuentren cerca.

4. Las consolas de video aunque no lanzan proyectiles, debemos moderar el tiempo de exposición de los niños, ya que su uso constante puede estresar la vista, causar fatiga visual y generar el llamado síndrome del ojo seco, al no pestañear lo suficiente mientras juegan.

5. Las pinturas y maquillaje sin certificación. Por muy económicos que parezcan e inofensivos que se vean, todo lo que esté en contacto con la piel debe estar debidamente certificado por la autoridades de salud para evitar contraer alergias e irritaciones en la vista que dañen la salud de los menores.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

No te pierdas