Los dueños siempre están pensando en encontrar el packaging idóneo para el transporte y la presentación de la comida.
Foto: Pexels.
Los dueños siempre están pensando en encontrar el packaging idóneo para el transporte y la presentación de la comida. Foto: Pexels.

| En los últimos años, la comida a domicilio ha funcionado muy bien en cadenas de ‘fast good’ y de ‘casual food’, y es así que muchos restaurantes independientes se animaron a complementar este servicio en sus locales.

Con la llegada de la pandemia, la situación cambio de una manera radical. La cuarentena obligaba a que todos estén en casa y es entonces, que muchos negocios decidieron lanzar su propia línea de delivery o ‘take away’, pues era la única forma de generar ingresos.

A tomar en cuenta

»Visión a largo plazo

El reparto a domicilio y el take away no están funcionando solo como una estrategia para hacer frente al cierre temporal de los locales durante la crisis sanitaria, sino que los dueños de los restaurantes tendrán a estos formatos a futuro.

»Necesario, pero complejo

Los dueños de negocios gastronómicos reconocen que la comida a domicilio es casi una necesidad para responder al nuevo contexto del mercado, pero hay que tener en cuenta lo complejo que es ponerlo en marcha.

Efecto ‘recuerdo’

En la línea de mantener activo parcialmente el negocio, el delivery también funciona como una fórmula para que el público mantenga presente a la marca.

»Clientes fidelizados

Es factible que un porcentaje relevante de los usuarios de delivery sean clientes habituales previos del restaurante.

»Filosofía desde la cocina y la sala

La comida a domicilio significa dar de comer en la casa de otros y, a la vez, plantea un servicio de sala a domicilio.

»Plataformas

Se puede optar por plataformas que funcionan vía aplicativos, apostar por empresas más pequeñas o montar un servicio propio de reparto. Estas dos últimas opciones penden limitar el radio de entrega.

»Contenido de la oferta

Es conveniente que la oferta se base en platos que viajen bien y que lleguen correctamente al comensal, con la opción de enviarlo sin terminar al 100% y con instrucciones para finalizar el plato en casa (por ejemplo, te envían el cebiche que los puedes terminar de preparar en casa) La oferta despachada como delivery o take away suele ser más breve que la carta habitual del local e incluso más casera.

»Packaging

Este es un tema que preocupada a muchos emprendedores que optan por este formato de delivery, pues buscan encontrar el packaging idóneo para el transporte y la presentación de la comida, como por identificar envases sostenibles desde el punto de vista medioambiental.

»Rentabilidad

Pese a que el delivery es una forma de mantener activo un negocio, puede no ser una línea muy rentable (se busca ajustar mucho los costes, añadiendo además los gastos de envío, lo que en conjunto puede reducir márgenes), ni especialmente relevante como fuente de generación de ingresos (salvo que se consiga un alto volumen de venta), sobre todo, en sus primeros tiempos.

»Emprendimiento interno

El lanzamiento de delivery-take away, como una rápida reacción de algunos negocios frente a esta crisis sanitaria, conceptualiza un tipo de emprendimiento interno dentro de los restaurantes.

Te puede interesar: