Pocos futbolistas peruanos pasaron por clubes tan grandes como el . Uno de los privilegiados fue, sin dudas, , quien compartió vestuario con varios jugadores como Víctor Valdés o Pepe Reina, en el conjunto filial.

Pero Roberto Merino también tuvo un paso por el Mallorca, en el que coincidió con el camerunés Samuel Eto’o. Con el delantero, el peruano tuvo muchas anécdotas, como las veces que se iban a entrenar a bordo del Ferrari del africano.

“Cuando se habla de Eto’o, es un corazón. Ese negro, me acuerdo cuando vivía en el Paseo Marítimo, yo lo llevaba con la Ferrari. Él tenía la Ferrari, yo lo llevaba. Yo era su chofer, algunas veces”, recordó Merino, entre risas, en entrevista con Movistar Deportes.

“Se había comprado la Ferrari, la roja. Íbamos a Son Bibiloni, a la Ciudad Deportva. Hasta que una vez, Luis Aragonés, lo encaró. Le decía ‘Samuel’, cómo va a ser posible'”, relató el futbolista, actualmente en el AS Sora Calcio.

Compañeros en los inicios del nuevo milenio, Merino aseguró que el entrenador Luis Aragonés tuvo que ver con el éxito de Eto’o. "Samuel era muy respetuoso. Después del entrenamiento, él se quedaba 40 minutos más definiendo. Y Luis Aragonés, sabio, que en paz descanse, lo transformó. Tuvo una metamorfosis. Eto’o, antes, era el ‘Patito Feo’. El Real Madrid lo tenía, y lo cedía, aquí y allá. Hasta que llegó al Mallorca y ahí se concentró y encontró a Luis Aragonés. Y fue la dosis perfecta para que Samuel Eto’o explote. Hizo 34 goles y luego lo fichó el Barcelona”, contó.

VIDEO RECOMENDADO