'Cuto' Guadalupe cuenta cómo 'El Gran Show' y Gisela Valcárcel le cambiaron la vida. Volvió a sonreír fuera de las canchas.
'Cuto' Guadalupe cuenta cómo 'El Gran Show' y Gisela Valcárcel le cambiaron la vida. Volvió a sonreír fuera de las canchas.

¡Mi gente! ¡Ustedes! Aquí, . ‘Cuto’ para todos. Ya deben saber que el baile siempre ha sido mi otra pasión después del fútbol. Desde que me llamaban ‘Cutito’, la sangre me hervía cuando escuchaba un buen ritmo. Ustedes me han visto mover cintura. Rico, ¿no?. Como dice mi tío Juan Luis Guerra: se me sube la bilirrubina.

LEE MÁS: ¡La fe de Cuto! ‘Puchungo’: ¿Cómo hizo para ‘sobrevivir’ sin mujeres ni alcohol en Arabia Saudita?

Creo que si me hubiera dedicado a eso sería mejor que el tal . A veces, a solas en mi cuarto, me miro frente al espejo y me pongo a hacer los pasitos que hacía Jean Claude Van Damme en la película ‘Kickboxer’. Y me siento sabroso.

y ni mis últimos manotazos de ahogado me salvaron, me entró la depresión. Perdí la motivación, tenía pocas ganas de hacer algo. Pero mi corazoncito Charlene estuvo ahí, motivándome, hablándome, para salir de ese trance. No fue fácil.

‘EL GRAN SHOW’ ME HIZO VOLVER A SONREÍR

Pero no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Luego de la tormenta llegó la luz. En la primera parte del 2016, en que me resistía a ser un exfutbolista profesional, un día me llamó ‘Marrón’, productor de Gisela Valcárcel, para hacerme una oferta y bailar en el ‘Gran show’. Sin embargo, algo pasó.

Extrañamente, la sangre no me hirvió, la bilirrubina tampoco se me subió. No acepté la propuesta con la excusa de que la parte económica era muy poca.

En verdad, eran dos los motivos de mi negativa: estaba acostumbrado a ganar más por el fútbol y seguía creyendo que merecía eso y segundo porque me resistía a dejar de pensar en la pelotita. Deseché la propuesta. Sí, por soberbio.

‘CHIQUITO’ NO LA MUEVE COMO YO

Recuerdo que a los pocos días vi a bailando en el programa, lo habían contratado en mi lugar. No lo hace mal, pero no está a mi altura. Lo digo con humildad y sin soberbia. Él sabe que tengo más cintura.

Los días pasaron y un día estaba por San Martín de Porres almorzando con mi corazoncito Charlene. En eso me entró una llamada de mi compadre : “Es urgente, tenemos que vernos ya, ya”.

Luis 'Cuto' Guadalupe y Miguel Rebosio, una amistad que trascendió al fútbol.
Luis 'Cuto' Guadalupe y Miguel Rebosio, una amistad que trascendió al fútbol.

Él se encontraba en el barrio de Bocanegra. El ‘Conejo’ es el único futbolista que ha campeonado en la pista de baile de Gisela. Él insistió en que tenía que aceptar. Le dije que ya había hablado con ellos y era un tema cerrado. Pero un poco más y mi ‘causa’ me ruega. “Hazlo por mí, tu hermano, acepta y ve a bailar”. Me movió el ‘bobo’, aflojé y fui a verlo.

Hasta ese lugar habían ido Marrón y Sandro. Ellos me piden que por favor acepte hablar ya que su puesto estaba en juego. Gisela estaba al tanto de todo. Luego de sus explicaciones di una cifra para poder llegar a un acuerdo. Me dijeron al día siguiente, a las 12 del día, me daban la respuesta.

Enterados de todo, llevaron la propuesta y al día siguiente, 15 minutos antes de la hora indicada, me respondieron. Sonó mi teléfono y me dieron la bienvenida a ‘El Gran Show’. Habían aceptado mi oferta.

MI ‘JARABE DE PALO’ ANTES DE CADA PROGRAMA

A la siguiente semana fuimos al canal y mi hermana Diana firmó el contrato. Ya se había sellado el acuerdo para bailar en la pantalla chica. Ese día empezó un nuevo camino para mí. Volvieron los reflectores, la presentación, los ensayos, la gala, cada momento inolvidable.

Pero hoy voy a revelar, con total honestidad, que en la presentación de la primera gala estuve muy cerca de hacer la de Michael Jackson. O sea, el pasito para atrás. Estuve a punto de renunciar. Vean los archivos y se darán cuenta de que no miento.

Luis 'Cuto' Guadalupe, en una de las galas de 'El Gran Show', en programa de Gisela Valcárcel en América Televisión.
Luis 'Cuto' Guadalupe, en una de las galas de 'El Gran Show', en programa de Gisela Valcárcel en América Televisión.

Le dije a mi cuñado Gino: “‘Toro’, no la hago, estoy muy nervioso, no me siento bien. Mis piernas parecen gelatina. Estoy sudando más que en mi debut en Primera”. Él trató de calmarme: “Tranquilo Lucho, metete tu tanganazo (trago) y se te irán los nervios”. Me bebí como tres copas y no me hizo nada. “Voy a patear el tablero”, advertí. “Ya no se puede, el contrato está firmado”, me respondió.

LEE MÁS: ‘Cuto’ Guadalupe: Cómo viví mi retiro del fútbol, la fiesta acabó y apagué las luces

Para la segunda gala, fui el de chibolo, el que se meneaba hasta más no poder, el poseído, el de Corongo para el mundo. Dispuesto a ganarlo todo.

Y avancé hasta cuartos de final. Recuerdo que para salir a bailar me tomaba un traguito, mi jarabe de palo, para entrar en calor. A Gisela siempre estaré agradecido. Me devolvió la alegría. Fue inolvidable su visita a mi casa en Chincha para comer su rica carapulcra con sopa seca que preparó mi mamá Prince, mi hermana Diana y mi tía Carmen.

CON ‘EL GRAN SHOW’ PASÉ DE EXFUTBOLISTA A PERSONALIDAD

El trato que recibí por todo el equipo de producción fue espectacular. Estoy eternamente agradecido a Thati Lira, la bailarina que me acompañó. Mil puntos. Cada momento, cada instante recorrido, siempre lo tengo presente. Me fui del set, pero me quedé en el corazón de todos los peruanos.

Es que el público me comenzó a conocer en otra faceta, sobre todo en la parte humana. No puedo dejar pasar el momento cuando Gisela llevó a la pista de baile a mi mamá Prince. Ella nunca había ido a un estadio por nerviosismo y ahí estuvo para motivarme.

Una vez que se acabó ‘El Gran Show’ la vida continuaba. Así que un día mi hermana Diana me llamó para hablar y tocar el tema de poner un restaurante. Esa idea siempre estuvo en la familia. Pero no había prosperado, porque yo estaba jugando y no había tiempo para los negocios.

Y ‘CUTO’ 16 VIO LA LUZ CON UNA PROMESA

Nos reunimos y nos pusimos de acuerdo. Gran parte de lo que había ganado bailando lo invertí en mi restaurante . Ahora el próximo 18 de marzo cumpliremos cinco años.

Mi mamá María solo nos puso las siguientes condiciones: “Si lo van hacer, háganlo bien, atiendan y sirvan como para la familia”, nos dijo. Por eso servimos en platos grandes y en cantidad. Gracias a Dios, con toda la humildad, puedo decir que es un éxito total.

Así transcurre mi vida fuera de las canchas, mi gente, de aquellas de las que alguna vez me había negado a retirarme. Pero la vida continúa y siempre hay que seguir reinventándose. Tendrán un ‘Cuto’ Guadalupe por mucho tiempo, siempre con fe, siempre feliz. Además, hoy publico mis memorias todos los lunes en el diario más popular del Perú. ¡Y además tengo un programa de entrevistas que es un éxito! Lo repito: soy feliz. Y gracias a Dios. Nos vemos el próximo lunes.

TE VA A GUSTAR: