Juana Isabel Angulo Díaz trabajaba como jalada de pasajeros para buses de la ruta con destino a Huaral. (Foto: Jorge Cerdan/@photo.gec)
Juana Isabel Angulo Díaz trabajaba como jalada de pasajeros para buses de la ruta con destino a Huaral. (Foto: Jorge Cerdan/@photo.gec)

Imparable ola de asesinatos en Lima. Una mujer que tenía cuatro meses de gestación fue asesinada de cinco en la vía pública, ante la mirada de transeúntes y comerciantes, cuando llamaba a pasajeros para un bus en el paradero Fundición en .

Este se suma a dos ocurridos durante esta tarde en agravio de dos hombres, coincidentemente ocurridos en talleres de mecánica en San Juan de Lurigancho, a quienes también los atacaron a tiros.

El asesinato en Puente Piedra ocurrió a las 6 p.m. a la altura del kilómetro 23 de la Panamericana Norte, en el cruce con la avenida Central, frente a un mercado informal de venta de frutas.

De acuerdo con las primeras investigaciones preliminares de la Policía, la mujer fue acatada por un sicario que bajó de una moto, se le acercó y le descerrajó cinco disparos que le causaron la muerte en el acto.

Posteriormente, los agentes identificaron a la víctima como Juana Isabel Angulo Díaz (33), quien se dedicaba a llamar pasajeros para los buses que hacen la ruta a Huaral.

Hasta el lugar llegaron los familiares de la Juana Angulo, quienes dijeron a la Policía que ella estaba embarazada de cuatro meses y que era madre de dos niños, uno de 7 y otro de 14 años.

Indicaron que ella regresó hace poco de Huaral, donde estuvo viviendo con el padre del bebé que esperaba y con quien había tenido varias peleas antes de dar por terminada la relación, por lo que lo consideran sospechoso. Detectives de la Depincri de Puente Piedra asumieron las pesquisas.