Piura: Genaro Viera Nole (76)  estuvo 15 año en la clandestinidad tras abusar sexualmente de una niña de 13 años, pero fue capturado y sentenciado a 30 años de prisión.
Piura: Genaro Viera Nole (76) estuvo 15 año en la clandestinidad tras abusar sexualmente de una niña de 13 años, pero fue capturado y sentenciado a 30 años de prisión.

La justicia tarda, pero llega. Un hombre que permaneció durante 15 años prófugo tras abusar sexualmente de una menor al interior del cementerio general San José de Sullana, en la región , fue sentenciado a 30 años de cárcel por la Sala Penal de Apelaciones con funciones de Liquidadora de la Corte Superior de Justicia de Sullana.

Se trata de Genaro Viera Nole (76), quien fue hallado responsable del delito contra la indemnidad sexual en la modalidad de violación sexual de una menor de edad.

TAMBIÉN LEE: Vasco Madueño sobre Guillermo Dávila: “Yo estoy dispuesto a darle una oportunidad”

El hecho ocurrió el 16 de setiembre del 2006 cuando el sentenciado fue aprehendido en el referido camposanto en momentos que ultrajaba a una menor de 13 años, que es su vecina, siendo conducido a la comisaría del sector. Sin embargo, se ordenó que llevara el proceso investigatorio en libertad, lo cual fue aprovechado por este sujeto para desaparecer y pasar a la clandestinidad.

Viera Nole se encontraba desde noviembre del 2009 como reo contumaz hasta que fue capturado a fines de abril de este año por la policía y conducido al penal de Río Seco, desde donde el pasado 5 de mayo se inició su juicio oral.

La Sala Penal Liquidadora integrada por las magistradas María Elena Palomino Calle, María Elvira Alvarado y Ros Angélica Terán condenaron al procesado por delito de violación sexual de menor de edad tipificado en el artículo 173, inciso 2, del Código Penal, modificado por el artículo 1 de la Ley 28704 publicado el 5 de abril del 2006 vigente a la fecha de la comisión de los hechos.

TAMBIÉN LEE: Gunter Rave emocionado porque ya le programaron su vacuna contra el coronavirus

En su resolución se establece que el relato ofrecido por la víctima es verosímil, creíble, pues ha referido detalles y precisiones que solo puede narrarlos quien los ha vivido y que abarcan características comunes y recurrentes en la realización de estos delitos.

Además, se corrobora con los informes de los médicos legistas que establecen que sí hubo violación sexual al momento que fue examinada la agraviada, existiendo además testimonios de los testigos que rescataron a la menor.

VIDEO RECOMENDADO

Guty carrera sobre su recuperación del covid-19

TE PUEDE INTERESAR