El Seguro Social (Essalud) informó que ha implementado novedosos sistemas de ventiloterapia en pacientes moderados y críticos de COVID-19 internados en la Villa Essalud . Se trata de métodos no invasivos como el vortran, wayrachis y las cánulas de alto flujo, aplicados por el personal especializado, y que ayudan “a ganar tiempo a pacientes en espera de una cama UCI, e incluso hasta evitan el ingreso a una de ellas”.

Uno de estos casos es el de Félix Alberto Campos Cáceres, trabajador municipal (64), quien pese a las complicaciones que sufrió en su salud a consecuencia de este virus, “no necesitó ser intubado en una cama de cuidados intensivos”.

El Seguro Social indicó que este paciente ya se encuentra recuperado tras permanecer más de un mes hospitalizado en la Villa Essalud Piura y en el hospital Cayetano Heredia. “El paciente aún recibe oxigenoterapia mediante un concentrador de oxígeno, del cual dependerá por algunos días más hasta que reciba el alta definitiva”, se informó.

“Es una alegría constatar que seguimos con vida. Quiero expresar mi agradecimiento especial a la doctora Milagritos Sánchez, directora del hospital Cayetano quien, a pesar de sus múltiples ocupaciones, dedicó todos los días unos minutos para ver mi estado de salud. Agradezco a las licenciadas, técnicos, personal de rehabilitación física, y al personal de limpieza que siempre estuvo para brindarnos un apoyo complementario”, manifestó el trabajador municipal.

Según Essalud, casi el 50% de diagnosticados con el virus toleran bien estos tratamientos alternativos y logran recuperarse sin necesidad de ser intubados en una cama UCI.

40 camas implementadas

El médico neumólogo Juan Vicente Cotera informó que actualmente cuentan con 40 camas con ventilación no invasiva, cuyo uso dependerá del requerimiento de oxígeno de cada paciente.

Explicó que los wayrachis, por ejemplo, permiten altas concentraciones de oxígeno para regular la frecuencia respiratoria y ayudan en la oxigenación, con lo que se puede estabilizar la falla pulmonar, mejorar el trabajo respiratorio y la oxigenación del paciente. Estos aparatos solo pueden emplearse en un ambiente hospitalario porque requieren un flujo constante de oxígeno.

En el caso de los dispositivos vortran, se trata de respiradores mecánicos de uso personal que ayudan a elevar la capacidad de flujo de oxígeno a una persona con insuficiencia respiratoria, de moderada a severa, “y permiten aumentar la intensidad de oxígeno que recibe, con lo cual se puede aliviar a los pacientes que vienen esperando hoy por una cama UCI”, añadió.

Según se explicó, la efectividad de cada uno de estos sistemas de ventilación dependerá mucho de la colaboración del paciente, es decir, su nivel de tolerancia a los dispositivos.