Sujeto que hurtó el cáliz lo devolvió por delivery en esta bolsa de cartón. | Foto: Gonzalo Córdova
Sujeto que hurtó el cáliz lo devolvió por delivery en esta bolsa de cartón. | Foto: Gonzalo Córdova

En el mes de los milagros, un delincuente venció a sus demonios y, completamente arrepentido, devolvió el cáliz bañado en oro, valorizado en seis mil soles, que hace semanas, haciéndose pasar por devoto, hurtó de la parroquia ‘San Juan XXIII’, en el .

El padre Jorge Ramírez contó que, a las 8:30 de la mañana, un repartidor de delivery vino al templo, ubicado en la urbanización Santa Rosa, y entregó una bolsa de cartón sellada.

“Yo creía que me mandaban un desayuno. Lo sentí pesado, abrí y encontré el cáliz”, dijo.

CALLAO: Delincuente entra a parroquia, se arrodilla para rezar y hurta cáliz bañado en oro valorizado en seis mil soles

Junto al vaso religioso había dos papeles escritos con lapicero.

“Padre lo siento. Estoy arrepentido. Tengo una niña y necesitaba. Por favor no quiero dejarla sola, no me denuncie. Perdóneme, se lo pido de rodillas. Dios me perdone. Tenga compasión”, decía en uno de ellos.

Junto al cáliz había dos papeles con mensajes de arrepentimiento. | Foto: Gonzalo Córdova
Junto al cáliz había dos papeles con mensajes de arrepentimiento. | Foto: Gonzalo Córdova
Sujeto que hurtó el cáliz lo devolvió por delivery en esta bolsa de cartón que estaba sellada. | Foto: Gonzalo Córdova
Sujeto que hurtó el cáliz lo devolvió por delivery en esta bolsa de cartón que estaba sellada. | Foto: Gonzalo Córdova
Sujeto que hurtó el cáliz lo devolvió por delivery en esta bolsa de cartón. | Foto: Gonzalo Córdova
Sujeto que hurtó el cáliz lo devolvió por delivery en esta bolsa de cartón. | Foto: Gonzalo Córdova

El hurto fue la mañana del 20 de setiembre y las imágenes se hicieron públicas en Trome y otros medios de comunicación. En las ellas se ve que, antes del hurto, el sujeto se arrodilla para rezar.

Producto del acto ilícito, el padre Jorge se sintió mal días después y tuvo que ser operado de la vista.

“Mi hija lo vio pero detenga todo por favor. Ya no más. Tomé conciencia al verme en cámara”, decía en las dos partes de la otra hoja.

El padre Jorge bendecirá el cáliz de nuevo porque no sabe qué uso le habrían dado otras personas. “Esta vez hubo un final feliz”, dijo una fiel al enterarse de lo sucedido.

COMAS: Hampones asaltaban a pasajeros del Metropolitano y caen tras persecución
Momento en que ratero escapa con el cáliz envuelto en una chompa. | Foto: Gonzalo Córdova
Momento en que ratero escapa con el cáliz envuelto en una chompa. | Foto: Gonzalo Córdova
Momento en que ratero observa donde hurtar algún objeto de valor. | Foto: Gonzalo Córdova
Momento en que ratero observa donde hurtar algún objeto de valor. | Foto: Gonzalo Córdova
Momento en que ratero observa donde hurtar algún objeto de valor. | Foto: Gonzalo Córdova
Momento en que ratero observa donde hurtar algún objeto de valor. | Foto: Gonzalo Córdova

NOTA ANTERIOR:

(POR JOSÉ YUCRA) Mismo demonio, un delincuente ingresó a la parroquia ‘San Juan XXIII’ y se hizo pasar por devoto, al punto de rezar arrodillado, para luego apoderarse del cáliz valorizado en más de seis mil soles, en el Callao. Esta es la cuarta vez que el templo sufre un hurto en menos de un año.

El padre Jorge Ramírez, de la Diócesis del Callao, contó que, el día del hecho, el ladrón aprovechó que estaba abierta la puerta de la iglesia ubicada en la calle 20, urbanización Santa Rosa.

“Debe ser una persona que conoce. La puerta principal estaba abierta y del templo también. Llevaba puesto una chompa a la altura del hombro. Entró, se arrodilló y luego avanzó hacia el altar pero a mitad de camino vio una cámara de seguridad y volteó”, contó el párroco.

El ladrón se dirigió hasta Sacristía y ahí cogió el cáliz de plata bañado en oro que estaba en una mesa. Para ocultarlo, el sujeto lo cubrió con la chompa que tenía y se retiró caminando.

Cámaras de seguridad lo grabaron entrando y saliendo del templo.

Esta es la cuarta vez que ocurre un hurto. La primera fue el año pasado cuando rateros escalaron las paredes y se llevaron 60 sillas de plástico y la bicicleta del guardián.

A fines de julio, el mismo ladrón de ahora se llevó un órgano que también estaba en Sacristía. Hace días, un termómetro digital, con el que se medía la temperatura a los fieles, también fue hurtado.

Parroquia San Juan XXIII ubicada en la urbanización Santa Rosa, Callao.| Foto: Gonzalo Córdova
Parroquia San Juan XXIII ubicada en la urbanización Santa Rosa, Callao.| Foto: Gonzalo Córdova

TE PUEDE INTERESAR: