Su sueño es competir en Londrés y dejar en alto la bandera peruana. Fotos: Allen Quintana.
Su sueño es competir en Londrés y dejar en alto la bandera peruana. Fotos: Allen Quintana.

Aprendió a servir tragos haciendo malabares en los semáforos. Y es que Carlos Torres Bernal (21) no es el clásico cantinero detrás del mostrador, él es , es decir, un experto en el arte de servir cocteles de una forma creativa y divertida, haciendo todo un espectáculo en su barra. Eso le ha valido ser elegido dos veces campeón en el ‘Concurso Nacional de Flair Bartender’.

MIRA ESTO | Melissa Paredes y la decoración de fiesta temática de Bad Bunny que le hizo al ‘Activador’ por su santo

Carlos, explícanos en qué consiste el flair bartending...

En hacer acrobacias con los elementos de la coctelería. Básicamente es ser un malabarista bartender, aunque muchos lo niegan y se avergüenzan.

¿Cómo descubriste este talento?

Haciendo malabares en los semáforos, ja, ja, ja. Me escapaba del colegio y me iba a trabajar a la calle. Lamentablemente, mis compañeros juntaban las propinas para comprar droga y yo las usaba para comprar materiales y pagarme el instituto.

Sabe más de 200 trucos y utiliza todos los elementos que integran el arte de la coctelería. Fotos: Allen Quintana.
Sabe más de 200 trucos y utiliza todos los elementos que integran el arte de la coctelería. Fotos: Allen Quintana.

¿Y tus papás sabían de eso?

Mi papá era drogadicto y nos abandonó. Mi mamá me descubrió después de un tiempo y tuvo mucho miedo de que siga el camino de las drogas, pero le demostré que yo haría las cosas diferente.

¿Cuántos años trabajaste en los semáforos?

Empecé a los 13 y paré a los 19 años que terminé el instituto. Yo quería ser chef. Desde niño me encantaba la cocina, pero es una carrera cara. Entonces estudié flair bartending. Y solo bastó un día para darme cuenta de que estaba hecho para esto. Después ahorré y pude pagarme la carrera de gastronomía.

Sus tragos favoritos (y los que mejor le salen) son los chilcanos, piña colada y negronis. Fotos: Allen Quintana.
Sus tragos favoritos (y los que mejor le salen) son los chilcanos, piña colada y negronis. Fotos: Allen Quintana.

¿Cuánto tiempo te demoraste en aprender las acrobacias?

En realidad aprendí muy rápido porque ya tenía la experiencia de los semáforos. Pero demora un año llegar al nivel de competencias.

¿Cuántos trucos dominas?

No tengo un número en la mente, pero seguro más de doscientos. Es que juego con todo lo que esté a mi alcance: cucharitas, coctelera, botellas, limones, hielo, etc.

MIRA ESTO | Maju Mantilla reveló que le gustaría tener un tercer bebé y agrandar la familia

¿Has tenido accidentes?

¡Claro! Tengo cortes y quemaduras en las manos y brazos. Pero sé de flair bartenders que se han quedado ciegos porque les entró pedazos de vidrio en el ojo.

También preparas cocteles, ¿cuáles son tus favoritos?

Chilcano, piña colada y negroni me salen deliciosos.

Era muy buen alumno pero se escapa del colegio para ir a 'malabarear' a los semáforos. Fotos: Allen Quintana.
Era muy buen alumno pero se escapa del colegio para ir a 'malabarear' a los semáforos. Fotos: Allen Quintana.

¿Tienes alguna cábala antes del show?

La verdad es que no. Solo pedirle a mi madre que me abrace y me dé su bendición.

¿Qué se necesita para trabajar en esto?

Disciplina, concentración, compromiso y amor al arte. A los malabaristas que estamos en los semáforos nos miran como drogadictos, pero si estamos detrás de la barra o en el escenario, somos artistas. Hay muchos prejuicios.

TE VA A INTERESAR: